domingo, 29 de enero de 2012

La Judería de Segovia: La Leyenda de la profanación y el origen de la festividad de la " Catorcena"

Cuenta la leyenda que en el año 1410 el sacristán de la iglesia de San Facundo contaba con muchas deudas, y fue a pedir un préstamo a un judío médico adinerado de la ciudad.  Éste accedió a prestarle el dinero si a cambio le entregaba una hostia consagrada. El sacristán aceptó y una noche se realizó en cambio (en una calle que hoy se llama del Malconsejo por lo que allí aconteció aquella noche).



El médico se reunió con otros judíos en la sinagoga Mayor de Segovia y decidieron arrojar la hostia consagrada en un caldero de agua hirviendo que tenían puesto al fuego. Pero antes de llegar a rozar el agua, la forma se detuvo en el aire, la sinagoga empezó a temblar y un muro se abrió de arriba a abajo: por allí salió mágicamente el cuerpo de Cristo y sobrevoló toda la ciudad para ir a refugiarse al monasterio de la Santa Cruz
Enterado el Obispo de Segovia de aquel suceso, quiso averiguar la causa del mismo y se iniciaron las investigaciones. El Sacristán confesó inmediatamente su culpa y el médico fue apresado y condenado a muerte. El Rey, Juan II, confiscó la Sinagoga, entregándola al Obispo, quien la consagró inmediatamente al culto cristiano, y llamándola, en memoria de lo que allí sucedió, Iglesia del Corpus Christi, cediéndola a la comunidad religiosa de las Hermanas Clarisas que hoy día continúan allí.
Un cuadro de Vicente Cutanda, con el título de "El Milagro de la Eucaristía", en la entrada de la Iglesia del Corpus Christi, nos relata lo que allí cuenta la leyenda que aconteció.


Convento de Corpus Christi - Milagro de la Eucaristía, de Vicente Cutanda


Desde entonces la ciudad de Segovia celebra todos los años esta fiesta de “La Catorcena” el primer fin de semana de Septiembre, debiendo este nombre a las catorce parroquias que entonces había en la ciudad. Cada año le corresponde a una de ellas realizar los actos  presidida por el obispo y una gran procesión, desde la iglesia correspondiente hasta la iglesia de Corpus Christi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada