domingo, 15 de septiembre de 2013

La Aljama de Guadalajara (III): Moshé Ben Sem Tob

Moshé Ben Sem Tob de León, también conocido como Moisés de León o Moisés de Guadalajara, fue rabino y uno de los principales filósofos de la mística judía, la cábala. Su principal obra, el Libro del Esplendor o Zohar, es el libro central en la Cábala y considerado por algunos la tercera de las obras supremas del judaísmo, tras la Biblia y el Talmud. No se sabe bien si nació en Guadalajara o en León alrededor del 1240, aunque si se conoce que falleció en Arévalo en torno al 1305, siendo enterrado en el cementerio judío de Ávila, en lo que hoy es la Huerta del Monasterio de la Encarnación. 

Parece que ya tenía interés por la filosofía desde muy joven, lo que le forzó a que viajase bastante y tuviera contacto con otros filósofos y cabalistas judíos de la época, incluso, en uno de sus viajes, parece que pudo entablar contacto con Nahmánides, lo que le influyó a la hora de incluir la doctrina cabalista en su razonamiento ante el aumento de la influencia racionalista en el judaísmo. En realidad, el peregrinaje de Moshé por las distintas juderías españolas tenía un carácter difusor de la corriente del judaismo que él seguía, ya que, en aquella época, existía un enfrentamiento entre estas dos maneras de entender el judaísmo: el racionalismo y la ortodoxia. Aquellos más ortodoxos, propugnaban un seguimiento más literal de las escrituras siendo una tendencia especialmente respaldada por los sectores más pudientes. Por otra, estaban los racionalistas, que veían en la biblia un instrumento y que era amparado por aquellos que defendían la exaltación de la pobreza y de la naturaleza como forma de aproximarse a Dios. Esto último era más apoyado por las clases populares..
También, durante esta etapa temprana de su vida llegó, mientras realizaba los estudios religiosos, a tener al alcance a una copia de la obra de Maimónides, la Guía de perplejos

Parece que estos dos momentos fueron decisivos para que su filosofía cambiara y se empezara a consagrar por la Cábala. Se estableció en Guadalajara, centro de la cábala durante el siglo XIII, donde contacta con otros cabalistas. En la ciudad alcarreña, redacta veinticuatro escritos sobre la Cábala, teniendo en 1286 parte del Zohar ya concluido, incluyendo una versión distinta del Midrash

Básicamente, el Zóhar es una especie de novela en la que se desglosan comentarios acerca de diversos pasajes bíblicos. Para adaptar la misma, el texto aparece escrito en arameo para hacer creíble que había sido escrito por un rabino de la antigüedad, ya que Moshé afirmó haberse basado en antiguos manuscritos del místico Simeón Ben Yojai (Siglo II) para escribrirlo, aunque nunca pudo llegar a demostrarse; de hecho se sabe que entonces era muy común entre los escritores judíos atribuir sus libros a autores clásicos. 

En 1290 escribe la obra “Ha-nefesh ha-hakamah” en la que recoge por primera vez las cuatro categorías convencionales por las que se dice que la Toráh está dividida. Obras suyas son también "Sefer ha-Rimmon", en la cual se explica cabalísticamente todo el culto judaico; "Ha-Miskal", refutación de los sistemas filosóficos que tenían por objetivo la explicación racional de la religión; y "Sefer ha-Sadot", visión del infierno y de la gloria según la tendencia mística al apócrifo Libro de Enoc. 

En 1295 deja de viajar y se asienta en Ávila, ya que su judería era una de las tres más importantes de la corona y la población hebrea era muy numerosa e influyente, residiendo en casa del rico e influyente Yuçaf de Ávila y fue allí donde acabó la redacción de El Zóhar. En su residencia abulense se mantuvo hasta la muerte. Ésta aconteció en 1305, circunstancialmente en Arévalo, ya que se había desplazado hasta esta localidad abulense para encontrarse con otro teólogo hebreo. 
Como homenaje de la ciudad de Ávila a Moshé de León, se le ha dedicado un pequeño parque adosado a la Puerta de la Malaventura o de la mala dicha, puerta por la que se entraba a la judería de dicha ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada